5 motivos para transferir en estado de blastocisto

transfer en estado de blastocisto

La transferencia a la etapa de blastocisto permite mayores tasas de éxito desde el primer intento.

 

Pero este no es el único motivo por el que es mejor dejar el embrión en el laboratorio hasta el 5º día de desarrollo embrionario.  Hay 5 buenas razones para hacer el transfer en estado de blastocisto. 

 

Dejar el embrión en el laboratorio hasta el 5º día de desarrollo es una técnica que hoy en día adoptan la mayoría de las clínicas de fertilidad españolas. Eso sí, para poder hacerlo y conseguir que el embrión siga su desarrollo es necesario contar con medios de cultivo adecuados. De hecho, muchas clínicas que no cuentan con equipos de última generación prefieren transferir los embriones el día 3 y asegurarse de que continúan su desarrollo en el útero.

 

La transferencia a la etapa de blastocisto aumenta las tasas de éxito desde el primer intento, pero intentemos entender por qué.

 

¿Cúales son las 5 razones principales para transferir en etapa de blastocisto?

1.- División celular

El embrión inicia su división celular a partir del 2º día de la fecundación. De 2 a 4 a 8 células, para llegar al estadio de blastocisto desde el estadio de mórula. En el paso entre el 3º y 4º día, muchos embriones se detienen. Esto sucede porque los embriones más débiles son incapaces de soportar la división celular (pasando de 8 células a unas cien). Si los embriones fueran transferidos o congelados al 3er día de desarrollo, no se observaría esta fase de cambio. Habría muy poca información sobre la calidad embrionaria real.

2.- Factor masculino

En el paso entre el 3º y 4º día comienza a expresarse el factor masculino. Como sabemos, el embrión está formado por el ovocito y el espermatozoide. El ovocito en metafase II es el mejor por excelencia. Pero su verdadera calidad se ve en el momento de la fecundación, pues un óvulo de mala calidad no fecunda.

 

Cuando el embrión llega al 3º día de desarrollo interviene el factor masculino, es decir, si la calidad del esperma no es buena, es muy probable que el embrión detenga su desarrollo antes de llegar al estadio de blastocisto. Observar en qué momento se detiene el embrión, nos permite tener más información sobre la calidad del esperma y aumentar las tasas de éxito en futuros intentos.

3.- Selección de embriones

Como es fácil imaginar, en un tratamiento de donación de óvulos es muy probable que se obtenga un número elevado de ovocitos y embriones porque la calidad de los ovocitos de una donante joven y fértil tiende a ser óptima. Por tanto, se supone que el número de embriones que llegarán al tercer día será elevado. Según lo dicho anteriormente, si transferimos o vitrificamos los embriones al tercer día nunca sabremos su calidad real, salvo después de haber realizado más de una transferencia. 

 

Con la selección de embriones en la etapa de blastocisto, puede ocurrir que muchos embriones no continúen su desarrollo, permitiendo que sólo los más fuertes lleguen al quinto día. Por eso, la selección de embriones es el principal factor que nos permite aumentar las tasas de éxito. Muchas clínicas utilizan tecnologías innovadoras, como el time-lapse, para observar de cerca el proceso de desarrollo en el laboratorio. El time-lapse permite aumentar el porcentaje de transfer en estadio de blastocisto de un 5%. 

4- Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP)

Hasta hace unos años, el diagnóstico genético también se realizaba en embriones al tercer día, cuando la estructura embrionaria estaba formada por 8 células. Sin embargo, los estudios han demostrado que analizar 1 o 2 células como máximo (ésta era la cantidad que se podía tomar para no dañar el embrión) no daba resultados fiables sobre la calidad embrionaria real.

 

Por este motivo, hoy en día el diagnóstico preimplantacional se realiza tomando algunas células del trofectodermo (la futura placenta) del embrión en estado de blastocisto. De esta forma no se afecta al núcleo celular. El margen de error del diagnóstico preimplantacional es sólo del 2% y la transferencia de un embrión euploide aumenta las tasas de embarazo hasta en un 80%.

5.- Riesgo de embarazo gemelar en el transfer en estado de blastocisto

Un último factor por el cual es mejor pasar a la etapa de blastocisto está directamente relacionado con lo dicho hasta este punto. Sabemos bien que, para aumentar las tasas de embarazo, en el pasado se transfería más de un embrión. El riesgo era el de un embarazo múltiple.

 

Hoy en día, con el transfer en estado de blastocisto de un sólo embrión, las tasas de embarazo son exactamente las mismas pero la posibilidad de que el embrión se divida en el útero, aunque exista, se reduce al 5%. De este modo, la paciente puede evitar el embarazo gemelar y los riesgos que conlleva.

 

Naturalmente, la decisión de realizar la transferencia en estado de blastocisto siempre recae en el centro de reproducción asistida competente.

 

Hay casos en los que el centro de reproducción asistida puede decidir realizar la transferencia al 3er día, por ejemplo, cuando sólo se tiene un embrión. En este caso no se quiere correr el riesgo de perder la posibilidad de transferirlo (especialmente en el caso de pacientes que reciben tratamiento en el extranjero). 

La importancia de tener la información correcta

Aunque está científicamente demostrado que los blastocistos tienen mayores tasas de implantación, siempre debemos tomar la información que recibimos con cautela. Muchas pacientes piensan que no tienen posibilidades de embarazo si se transfieren al tercer día, o si el embrión transferido no ha sido clasificado como de alta calidad, y no es así. El blastocisto es un embrión más fuerte, que ha pasado por una división celular, pasando de 8 a cien células, pero sólo los embriones euploides tienen altas posibilidades de implantarse.

 

Afrontar la espera de betas con esta «falsa creencia» no ayuda a nivel emocional. Siempre debes tener fe en el personal médico del centro al que has acudido. Para ellos el resultado positivo es al menos tan importante como para nosotros. El momento de la transferencia lo deciden los médicos, conscientes de que «la biología es una ciencia inexacta» pero, apoyándose en su experiencia, intentan siempre hacer todo lo posible para alcanzar un resultado positivo.

La biología no es una ciencia exacta 

En 12 años de experiencia he visto embriones clasificados como excelentes no implantarse, y otros, cuya calidad era realmente baja, lograr un embarazo evolutivo.

 

En la biología todo puede cambiar hasta el último momento. Los medios de los que disponemos hoy nos ayudan a mejorar los tratamientos y facilitar el proceso a los pacientes. Pero el embarazo sigue siendo un misterio, por lo que ninguna clínica podrá garantizarlo jamás.

 

 

 

Si crees que este artículo pueda ser de ayuda, te invito a compartirlo para promover la difusión de información útil en materia de

Procreación Médicamente Asistida.

 

Sígueme en Instagram

 

 

Angela Arlotta

arlotta.angela@gmail.com

Soy especialista en Atención al Paciente. Este Blog es mi proyecto más personal y visionario desde donde pongo al alcance de todos mis seguidores, con mucho rigor científico, mis conocimientos y experiencia en la atención de miles de pacientes de fertilidad durante más de 12 años. Mi misión es ser de ayuda práctica para los pacientes y también un importante apoyo emocional.

No Comments
Leave a Comment:

×