Fecundación asistida para parejas de mujeres en España

Chicas tomando un café en Fecundación asistida para parejas de mujeres en España

Como sabemos, en Italia la fecundación asistida para parejas de mujeres está prohibida por ley. ¿Y en España?

 

En España, un país mucho más liberal y vanguardista en cuanto a tratamientos heterólogos de procreación asistida que muchos otros, la fecundación asistida para parejas de mujeres está permitida por la Ley 14/2006  reconociendo en todos los casos su paternidad.

 

¿Qué ocurre en Italia con la reproducción asistida para parejas de mujeres?

 

En Italia, según la orientación sexual y el estado civil, existen límites reales al acceso a la procreación médicamente asistida. Desde 2014, con la reforma de la Ley 40, se ha podido recurrir a la fecundación heteróloga pero sólo para parejas heterosexuales.


A pesar de la prohibición italiana, son muchas las mujeres solteras o lesbianas que hoy acuden a España para someterse a un tratamiento de fecundación heteróloga.

 

Veamos juntos qué tipos de tratamientos son posibles, según el caso.

 

Cuatro tratamientos de reproducción asistida que pueden realizar las parejas de mujeres en España:

1. Inseminación artificial con semen de donante

El tratamiento de inseminación artificial es un tratamiento de primer nivel. Está mayoritariamente indicado para mujeres menores de 38 años, y en España puede realizarse tanto para mujeres solteras como para parejas de mujeres homosexuales.

 

La inseminación artificial implica una baja estimulación, muy suave, durante la cual el paciente desarrollará como máximo uno o dos folículos, que serán fecundados con esperma de donante. La edad es el factor clave en este tipo de tratamiento ya que es directamente proporcional a la calidad de los ovocitos.

 

Las tasas de éxito rondan el 25-30%, pero para una mujer que no tiene problemas de embarazo siempre se recomienda hacer algunos intentos.

2. Fecundación asistida con semen de donante

La fecundación asistida, al igual que la inseminación artificial, está indicada a más tardar hasta los 42 años, para lograr las tasas de éxito. El tratamiento consiste en estimular los ovarios para obtener el mayor número de ovocitos y proceder a la fecundación en el laboratorio con el esperma del donante.

 

En este caso, además de la edad, otro factor importante es la reserva ovárica. Si la paciente tiene una reserva ovárica baja las posibilidades de obtener un número adecuado de ovocitos son muy limitadas. 

3. El Método ROPA

Es el único tratamiento que siempre involucra a ambas partes de una pareja de mujeres. Una de las dos, la más joven y con mejor reserva ovárica, es sometida a estimulación y aportará sus ovocitos.

 

La otra, será la receptora del embrión fecundado con semen de donante, y continuará con el embarazo.

 

En el método ROPA ambas mujeres participarán por tanto en la concepción y el embarazo, y ambas serán madres del futuro bebé.

4. Doble donación o adopción de embriones

Este tipo de tratamiento implica el uso de gametos de donante externo, tanto femenino como masculino. La paciente receptora no será sometida a ningún tipo de estimulación ovárica, simplemente tendrá que preparar su endometrio tomando estrógenos.

 

Por tanto, el niño no tendrá la herencia genética de una sola mujer o de una pareja de mujeres. Las diferencias entre estos dos tipos de tratamiento se pueden consultar en el artículo Embriodonación con embriones frescos o congelados de este mismo blog.

 

La negación de la paternidad en una familia como tantas otras.

 

El mundo homosexual era totalmente desconocido para mí. Nunca había tenido la oportunidad de conocer chicas lesbianas y no niego que las primeras pacientes me infundieron algo de recelo. Creo que fue el miedo a lo desconocido, quizás culpa de esas “creencias” inculcadas por la sociedad en la que vivimos, convenciéndonos de que sólo existe una cara de la moneda, y pretendiendo mostrárnosla.

 

Cuando conocí a mis primeros pacientes homosexuales se me abrió un mundo, sólo puedo usar una palabra para describirlo: complicidad absoluta, siempre.

 

También recuerdo a la primera paciente soltera que atendí, hace doce años. Era una chica francesa que padecía vaginismo. La seguí durante dos años. Nunca logró realizar su sueño con PMA. Después de unos años me contó que se había comprometido y había tenido gemelos de forma natural.

 

He querido incluir esta reflexión no porque no crea en las familias tradicionales, aquellas que tienen una madre y un padre como pilares, sino porque creo que familia es un término mucho más amplio.

 

Es el lugar donde siempre debe haber amor, donde los problemas se afrontan y se resuelven juntos. Donde, independientemente de tener una sola madre o dos, madre y padre o dos padres, existe el compromiso de recorrer juntos el mismo camino por el bienestar de los hijos.


Parece absurdo, en una sociedad democrática como la nuestra, pensar que todavía tenemos que luchar contra la etiqueta de «diferentes» cuando, como siempre digo, somos solo y simplemente «únicos».


Hasta que la ley italiana permita a las mujeres solteras o a las parejas de mujeres poder acceder a la reproducción asistida, seguiremos siempre caminando detrás, siempre estaremos los últimos en el camino hacia la libertad.


Espero con este artículo haber contribuido a difundir información útil que siempre pueda ayudar a los pacientes a afrontar los tratamientos con mayor serenidad.

 

 

Si crees que este artículo pueda ser de ayuda, te invito a compartirlo para ayudarme a difundir informaciones útiles en materia de Procreación Medicalmente Asistida.  

 

Sigueme en Instagram

 

Angela Arlotta

arlotta.angela@gmail.com

Soy especialista en Atención al Paciente. Este Blog es mi proyecto más personal y visionario desde donde pongo al alcance de todos mis seguidores, con mucho rigor científico, mis conocimientos y experiencia en la atención de miles de pacientes de fertilidad durante más de 12 años. Mi misión es ser de ayuda práctica para los pacientes y también un importante apoyo emocional.

No Comments
Leave a Comment:

×