Beta-hCG tras la transferencia de embriones. Valores normales.

Beta-hCG tras las transferencia de embriones. Valores normales.

La hormona Beta-hCG tras la transferencia embrionaria nos permite ver si el embrión se ha implantado en el útero. 


El análisis de sangre es una prueba cuantitativa , ya que nos permite conocer el valor exacto de la hormona Beta-hCG en la sangre materna. Existen rangos de valores normales del beta-hCG tras la transferencia de embriones que indican si la paciente está embarazada o no y, en caso de embarazo, las semanas aproximadas de gestación.

 

La Beta-hCG está presente en el cuerpo de la mujer durante todo el embarazo, pero los valores varían a medida que este avanza.

 

Rangos de valores de beta-hCG 

 

A continuación vemos los rangos de referencia de la hormona beta-hCG en sangre durante el primer trimestre:

 

    • 9-130 mUI/ml: 3-4 semanas de embarazo

 

    • 75-2600 mUI/ml: 4-5 semanas de embarazo

 

    • 850-20800 mUI/ml: 5-6 semanas de embarazo

 

    • 4000-100200 mUI/ml: 6-7 semanas de embarazo

 

    • 11500-289000 mUI/ml: 7-12 semanas de embarazo

 

    • 18300-137000 mUI/ml: 12-16 semanas de embarazo

 

    • 1400-53000 mUI/ml: 16-19 semanas de embarazo (segundo trimestre)

 

    • 940-60000 mUI/ml: 19-41 semanas de embarazo (3er trimestre)

 

Hay que tener en cuenta que se trata de valores orientativos de referencia porque, como sabemos, la respuesta varía de una mujer a otra.

 

En términos generales, en un embarazo en evolución, la beta-hCG debe duplicarse cada 48 a 72 horas durante el primer trimestre de gestación.


¿Cuándo se debe realizar la beta-hCG tras la transferencia de embriones?

 

Cuando se está buscando embarazo naturalmente, lo ideal sería esperar hasta el primer día de retraso de la regla antes de realizar la prueba de embarazo. También es posible efectuar el examen 15 días después de la relación sexual, que tuvo lugar durante la fase ovulatoria.

 

En los tratamientos de reproducción asistida, el día en el que realizar la prueba de beta-hCG depende del tipo de tratamiento.

 

Para los tratamientos de inseminación artificial, ya que el embrión se implantará 5 días después de la inseminación es conveniente esperar por lo menos 15 días antes de realizar la prueba. En tratamientos de FIV o donación de óvulos, si la transferencia se realizó en el 5º día de desarrollo embrionario, la prueba se podrá realizar entre el día 10 y 14 post transferencia.


Falso negativo.  A menudo, después de realizar la transferencia de embriones, las pacientes se ponen nerviosas y se hacen la prueba de embarazo prematuramente. En estos casos es posible que el valor de la hormona beta-hCG no sea lo suficientemente alto como para ser detectado en la sangre.

 

Falso positivo. Ocurre especialmente en tratamientos de PMA. De hecho, en un tratamiento de reproducción asistida homólogo, a la paciente se le administra hCG para desencadenar la ovulación. La hCG puede permanecer en la sangre durante unos días y contaminar la prueba de embarazo.

 

Por este motivo siempre es recomendable tener un poco de paciencia y esperar el momento exacto indicado por el centro de fertilidad antes de realizar la prueba. Una prueba de embarazo se considera positiva cuando el valor es superior al menos a 5 mUI/ml . Lo ideal sería que el valor beta fuera de al menos 50 mUI/ml dos semanas después del implante .

 

¿Qué hacer si los valores no están dentro de los límites normales?

 

Como decíamos, los valores pueden variar mucho de una mujer a otra. Sin embargo, hay casos en los que los valores son demasiado bajos o demasiado altos.
Si la hormona beta hCG tras la transferencia de embriones está muy alta, es posible que te encuentres ante un embarazo gemelar o, en los casos más desafortunados y muy raros, ante una mola vesicular. En las gestaciones gemelares la beta-hCG es muy elevada desde el principio, al igual que los síntomas (náuseas, somnolencia).

 

Si los valores están por debajo de lo normal podemos estar ante un embarazo ectópico . Por este motivo, en los casos en los que el valor de la hormona hCG sea inferior a 50mUI/ml, se recomienda repetir la prueba al cabo de unos días para ver si evoluciona con normalidad.

 

Un valor inicial bajo no significa necesariamente que el embarazo no progresará o que habrá problemas. Siempre debemos recordar que cada mujer es diferente y que el cuerpo humano no es una máquina.


¿Es posible que el análisis de orina sea negativo y la beta-hCG sea positiva?

 

Sí. Como sabemos, el análisis de orina es menos sensible que el análisis de sangre. El límite dentro del cual detecta la presencia de la hormona hCG es mayor, y si la prueba se realizó tempranamente puede dar lugar a un falso negativo.

 

Por ejemplo, la sensibilidad del análisis de orina es de 40mUI/ml, la de los análisis de sangre es de 5mUI/ml, si el valor de la hormona hCG en el momento de realizar el análisis de orina es de 20mUI/ml, el test dará una resultado negativo, mientras que el análisis de sangre daría un resultado positivo.


¿Se puede reconocer un embarazo ectópico por el valor del Beta-hCG tras la transferencia de embriones?

 

No, los valores iniciales no cambian. Una vez que el embrión se ha implantado, comienza a liberar la hormona, independientemente de dónde se encuentre. Lo que puede dar lugar a dudas es la modalidad en la que aumenta el valor del beta, ya que, en un implante fuera del útero, el embrión dejará de desarrollarse y ya no liberará la hormona. Como resultado, las betas comenzarán a disminuir.

 

La ecografía vaginal se realizará aproximadamente 10 días después del resultado de beta-hCG e indicará la evolución del embarazo, la localización del saco vitelino y la presencia del embrión.

 

Si crees que este artículo pueda ser de ayuda, te invito a compartirlo para promover la difusión de información útil en materia de Procreación Médicamente Asistida.

 

 

Sígueme en Instagram

 

Angela Arlotta

arlotta.angela@gmail.com

Soy especialista en Atención al Paciente. Este Blog es mi proyecto más personal y visionario desde donde pongo al alcance de todos mis seguidores, con mucho rigor científico, mis conocimientos y experiencia en la atención de miles de pacientes de fertilidad durante más de 12 años. Mi misión es ser de ayuda práctica para los pacientes y también un importante apoyo emocional.

No Comments
Leave a Comment:

×