Los peligros de los microplásticos para la fertilidad humana

riesgos microplásticos para la fertilidad humana

El debate sobre los peligros de los microplásticos para la fertilidad humana se intensifica

 

Tras el incidente medioambiental del 9 de enero, cuando millones de bolas blancas de plástico (pellets) aparecieron en las playas de Galicia, se ha renovado la preocupación entre la población y los ecologistas. Esta alarma renovada ha llamado la atención sobre los riesgos de los microplásticos para la fertilidad humana.

 

Los microplásticos, diminutos fragmentos de plástico, son una preocupación medioambiental creciente en todo el mundo. A medida que estas partículas invaden diversos ecosistemas, la investigación científica ha empezado a explorar su posible impacto en la salud humana, incluida la fertilidad. Aunque hasta la fecha no se dispone de información firme sobre cómo pueden afectar los microplásticos a la fertilidad, el tema suscita renovada atención y alarma.

 

¿Qué son los microplásticos y cómo entran en nuestro organismo?

 

Los microplásticos son partículas sólidas con un tamaño que va desde una milésima de milímetro (nanoplásticos) hasta los 5 mm que no se disuelven en agua y tienen una baja capacidad de degradación. Su origen puede ser la descomposición de plásticos más grandes o la inclusión intencionada en productos como exfoliantes faciales, detergentes y artículos de cuidado personal. Estas diminutas partículas pueden ingresar a nuestro cuerpo a través de la ingestión, la inhalación y la absorción dérmica.

 

¿Cuáles son los riesgos de los microplásticos para la fertilidad humana femenina y masculina?

 

El tema es extremadamente preocupante. La investigación científica está llevando a cabo estudios para poner de relieve los posibles daños que los microplásticos pueden causar en el sistema reproductor. Estas investigaciones se están llevando a cabo tanto a nivel nacional como internacional y se centran en tres aspectos principales:

 

1.- Identificar las sustancias nocivas que interfieren en el sistema reproductor, como microplásticos, sintéticos, pinturas, etc.

 

2.- Determinar cómo estas sustancias son absorbidas por el cuerpo humano. Ya sea por inhalación y posterior paso al flujo sanguíneo, a través de los alimentos o a nivel epidérmico.

 

3.- Evaluar en qué medida estas sustancias afectan a los órganos reproductores y sus consecuencias para la fertilidad, el embarazo y la salud fetal.

 

Riesgos para la fertilidad femenina:

Veamos hasta dónde llegan los conocimientos actuales sobre los peligros de los microplásticos en los órganos reproductores femeninos:

 

    • Disruptores endocrinos: los microplásticos podrían contener sustancias químicas tóxicas, como los disruptores endocrinos, que podrían socavar el equilibrio hormonal femenino. Esto podría afectar a la ovulación, la implantación del embrión y otros procesos cruciales para la fertilidad.

 

    • Daños en el aparato reproductor: Se ha observado que estas partículas pueden acumularse en órganos como los ovarios y las trompas de Falopio, lo que podría desencadenar respuestas inflamatorias y daños en los tejidos.

 

    • Toxicidad para los órganos reproductores: Los estudios indican que ciertos aditivos químicos de los microplásticos pueden ser tóxicos para los órganos reproductores femeninos, comprometiendo la salud de los órganos necesarios para la concepción y el desarrollo del embarazo.

 

    • Impacto en la calidad de los óvulos: los microplásticos podrían afectar a la calidad de los óvulos, con posibles consecuencias negativas para la fecundación y el desarrollo embrionario. Esto podría aumentar el riesgo de aborto espontáneo o de complicaciones durante el embarazo.

 

Riesgos para la fertilidad masculina:

    • Reducción de la calidad del esperma: Algunos estudios sugieren que la exposición a microplásticos puede estar asociada a una reducción de la calidad del esperma. Esto incluye una disminución de la concentración, movilidad y morfología de los espermatozoides, factores cruciales en la fertilidad masculina.

 

    • Deterioro de la función testicular: Se ha observado que la acumulación de microplásticos en los testículos podría afectar a la función testicular. Esto podría perjudicar la producción de esperma y tener un impacto negativo en la capacidad reproductiva.

 

    • Disminución de la testosterona: Existe la preocupación de que las sustancias químicas presentes en los microplásticos puedan afectar a la producción de testosterona, la principal hormona masculina. La disminución de los niveles de testosterona podría afectar a la calidad del esperma y a la función reproductora.

 

    • Alteración del sistema reproductor masculino: Al igual que en el caso de las mujeres, los microplásticos podrían tener un impacto directo en los órganos reproductores masculinos. La acumulación en los testículos o el epidídimo podría desencadenar respuestas inflamatorias y daños del tejido, además.

 

Consideraciones generales:

    • Exposición a través de los alimentos: Las personas pueden estar expuestas a microplásticos a través de su dieta, ya que estas partículas se encuentran en alimentos y bebidas. Esto puede ser especialmente preocupante para las mujeres embarazadas. La exposición prenatal a sustancias tóxicas puede tener consecuencias a largo plazo en la salud reproductiva de la descendencia.

 

    • Transmisión a la descendencia: Se ha planteado la hipótesis de que la exposición a microplásticos podría tener repercusiones generacionales, afectando a la salud reproductiva de la descendencia. Esto subraya la importancia de comprender los riesgos a largo plazo y tomar medidas preventivas.

 

    • Necesidad de más investigación: Aunque hay pruebas emergentes de los riesgos potenciales de los microplásticos para la fertilida se necesita más investigación. Pues, comprender plenamente los mecanismos subyacentes y el alcance de estos impactos es fundamental. Finalmente esto es esencial para desarrollar estrategias eficaces de mitigación y regulación.

 

En resumen, la exposición a los microplásticos suscita una creciente preocupación por la salud reproductiva tanto de las mujeres como de los hombres. Es esencial seguir investigando para comprender mejor estos riesgos. Desarrollar estrategias para reducir la presencia de microplásticos en el medio ambiente y, en consecuencia, en los sistemas biológicos humanos.

 

 

Si crees que este artículo pueda ser de ayuda, te invito a compartirlo para promover la difusión de información útil en materia de Procreación Médicamente Asistida.

 

Sígueme en  Instagram

 

 

Angela Arlotta

arlotta.angela@gmail.com

Soy especialista en Atención al Paciente. Este Blog es mi proyecto más personal y visionario desde donde pongo al alcance de todos mis seguidores, con mucho rigor científico, mis conocimientos y experiencia en la atención de miles de pacientes de fertilidad durante más de 12 años. Mi misión es ser de ayuda práctica para los pacientes y también un importante apoyo emocional.

No Comments
Leave a Comment:

×